Mira a los ojos. Ejercita la asertividad:

Agachar la cabeza no es señal de humildad sino de insuficiencia. Entre más pronto aprendas a decir, con la frente en alto: “no sé, pero estoy listo para aprender”, “lo siento, me equivoqué, haré todo para que no vuelva a suceder”, “hola, mucho gusto, soy asistente de X área y le tengo una propuesta”, “lamento […]

Agachar la cabeza no es señal de humildad sino de insuficiencia. Entre más pronto aprendas a decir, con la frente en alto: “no sé, pero estoy listo para aprender”, “lo siento, me equivoqué, haré todo para que no vuelva a suceder”, “hola, mucho gusto, soy asistente de X área y le tengo una propuesta”, “lamento no poder ayudarlo en este momento, estoy fuera de mi actividad laboral”; ¡más pronto notarán tu valía!

asesoría laboral, asesoría para trabajo, consejos laborales, prestación de servicios